Publicidad:

jueves, 4 de enero de 2018

El Gobierno húngaro vaticina el fin del orden mundial socialdemócrata.

Desde hace años, el Gobierno húngaro constituye uno de los principales quebraderos de cabeza de la Unión Europea. Así, el Ejecutivo del conservador Viktor Orbán se ha opuesto a determinadas medidas impelidas por la institución comunitaria, tales como el establecimiento de cuotas de refugiados, y ha acaudillado el ya famoso grupo de Visegrado, esa alianza de cuatro países centroeuropeos que hogaño centra sus esfuerzos en bloquear esas decisiones de la UE perniciosas para las naciones del Viejo Continente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario